El nombre de Jesús es poderoso y el reino de las tinieblas lo reconoce y tiembla. El Señor derrotó a la muerte y a los principados y potestades en la cruz. Su nombre es nombre sobre todo nombre. En ese nombre se doblará toda rodilla y toda lengua tendrá que confesar que Jesús es el Señor de toda la creación. Nuestras oraciones tienen que estar acompañadas con el sello de poder que ese nombre tiene. Al orar en el nombre de Jesús activamos ese poder, para orar, pedir y ver las respuestas a los milagros que estamos esperando «conforme a la voluntad de Dios». Si creemos que para Dios no hay nada imposible, cuanto más debemos seguir orando y esperando.

En la antigüedad los edictos y decretos reales que debían ser difundidos para el cumplimiento del pueblo, el rey sellaba esos documentos legales con un anillo de sellar. Eso garantizaba la veracidad, autoridad y poder que tenía aquel decreto real. Así mismo el nombre de Jesús es como ese sello real que entrega autoridad a nuestras oraciones e intercesiones. Orar en el nombre de Jesús es recordar que el también intercede de forma permanente ante el Padre. No se qué necesidad tengas en el día de hoy, pero te invito a orar, clamar y esperar lo extraordinario de parte del Señor derramado sobre tú vida. Ese sello real sobre tus peticiones cubrirá de gracia tu clamor delante de nuestro Padre celestial.

Somos hijos a través del reconocimiento de la obra redentora de Jesús en la cruz. Eso nos reviste también de autoridad para acercarnos al trono de la gracia de Dios como hijos y no como criaturas. He allí una gran diferencia. No uses el nombre de Jesús en vano, crece en comunión con Dios y prepárate para seguir viendo Su Gloria. Recuerda que el Señor no ha terminado contigo. Suscríbete a este blog y recibirás notificación cada vez que suba una nueva entrada. Reenvía el enlace de ésta reflexión a tus amigos y familiares. Deja tu comentario al final. Abrazo fraterno para todos y en especial a las lectoras de este blog. Feliz día de la mujer.

Pr. José Ángel Castilla

1 comentario

  1. Cada oración debe tener el sello de Dios quien nos da la autoridad en su nombre, la responsabilidad es muy grande para saber usarle. Bendiciones Pastor José Ángel !!!!

    Me gusta

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s