Parte del esperar en el Señor, es un proceso de formación de nuestro carácter y ser ejercitados en la paciencia. Muchos ex-impacientes pueden testificar, cuán tratados y crecieron mientras esperaron. A todo impaciente le rodeará alguien tranquilo, que se tomará su tiempo para todo y parecerá como si su comportamiento fuera a propósito. Detrás de todo, está Dios quien en su pulimento (inentendido y cuestionado por algunos) utiliza medios para que crezcamos en todo. Al patriarca Abraham, le tocó esperar 25 años hasta esperar el cumplimiento de la promesa de ser padre, siendo un anciano y su esposa tener una matriz estéril debido a los años y la imposibilidad de poder tener un hijo. Esperar nos lleva a hacernos preguntas y una de ellas es: ¿Cuándo? Esa pregunta le da nombre a mi artículo de hoy.

Muchas veces le he preguntado a Dios: ¿Cuándo? Esa pregunta aflora cuando llevamos algún tiempo esperando y hasta vemos a otros testificar de lo que Dios ha hecho, o cómo respondió a un clamor por un asunto específico, que también es nuestra petición de mucho tiempo. Ver pasar los días, meses y hasta años y no ver nada, puede provocar angustia y lleva a buscar el milagro a nuestra manera, tal y como le ocurrió a Abraham. Tomó a la esclava de su mujer y pensó que así podía llegar la promesa de Dios, fabricada en su tiempo y a su manera. El Señor sabe lo que está haciendo. El escucha siempre y llega justo a tiempo. Muchas respuestas a mis oraciones, han llegado, cuando solté el control, dejé de temer y de hacer las cosas en mis fuerzas. Es allí y sólo allí cuándo Dios se glorifica.

Espera, se paciente y no sigas preguntando más: ¿Cuándo? No fabriques milagros ni adelantes el nacimiento del hijo de tu promesa. Si en algún área estéril de tu vida, sientes que Dios prometió vida, un Isaac llegará en Su perfecto tiempo, sin forzar ni apalancar nada. El Señor hará… Recuerda que Él no ha terminado contigo. Suscríbete a este blog y recibirás notificación cada vez que suba una nueva entrada. Reenvía el enlace de ésta reflexión a tus amigos y familiares. Deja tu comentario al final del blog en la caja respectiva. Abrazo fraterno para todos.

Pr. José Ángel Castilla

1 comentario

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s