Hay instantes en los que pese a que sentimos que nuestro cuerpo está quieto, internamente estamos apurados y cargados. La mente está constantemente llena de pensamientos que no conducen a nada bueno. Debemos pedirle a Dios que renueve nuestra mente viciada y nos enseñe a poder ralentizarla. Definimos ralentizar, como la acción de reducir la velocidad que estamos llevando en la vida. Necesitamos quietud y silencio para bajar las revoluciones a las que estamos llevando nuestra vida y caminar. Procuremos espacios a solas donde abramos momentos para estar con el Señor. Respira e inhala la paz que produce su presencia. Exhala sobre el Señor, todo aquello que te carga y te preocupa. Deja que sus manos confiables te toquen y que te abracen sus fuertes y seguros brazos de amor.

El salmista nos invita a esperar en silencio en el Señor, ya que toda su esperanza estaba puesta en él. Hoy Dios nos infunde ánimo en medio de esa quietud al esperar. Deja que el Señor te conduzca en la confianza, por un camino diferente al que quizás has venido llevando hasta hoy. Reconocer que estamos equivocados, nos hace ser humildes y crecer. Las demandas de la vida son reales, pero si abres tú corazón al consejo de Dios, podrás establecer prioridades y ejecutar lo más importante, desde Su perspectiva. No tienes que forzar cada día las cosas, para que se den. No busques agradar a los hombres, a costa de desobedecer a Dios. Está bien decir que no un poco más de seguido y tomar espacio para descansar. Baja tus revoluciones y toma cuidado de ti mismo. Tú refugio seguro no te lo darán la policía o las fuerzas militares de un país. El único lugar seguro es esa roca llamada Jesús, donde el enemigo no podrá alcanzarnos.

Recuerda que Dios no ha terminado contigo. Suscríbete a este blog y recibirás notificación cada vez que suba una nueva entrada. Reenvía el enlace de ésta reflexión a tus amigos y familiares. Deja tu comentario al final del blog en la caja respectiva. Abrazo fuerte para todos.

Pr. José Ángel Castilla

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s