Dice el escritor del libro de Eclesiastés en la Biblia: «En el día del bien goza del bien; y en el día de la adversidad considera. Dios hizo tanto lo uno como lo otro, a fin de que el hombre nada halle después de Él”. Ningún ser humano es inmune al padecimiento o al fuego de la prueba. De ésta manera, cada uno de nosotros será formado en el carácter santo, fervoroso, tenaz, fiel y perseverante de Cristo.
Sin embargo, sólo sabremos si aprendimos la lección, cuando reaccionamos adecuadamente frente a la adversidad.
Para esto, debemos tener en cuenta los siguientes aspectos:

1. Reconocer que detrás de cada obstáculo o situación aparentemente difícil, vamos a encontrar siempre una puerta abierta, de tal modo que ese aparente mal final que vislumbrábamos, no era más que una curva en el camino; frente a la cual no debimos desesperarnos, pues siempre la peor situación de nuestra vida, contiene las semillas de grandes y excelentes cosechas que anhelamos recoger.

2. Tengamos presente, que las pruebas fortalecen el carácter de Cristo en nuestra vida. Si cultivamos una permanente comunión con Dios y su palabra, estaremos plenamente capacitados para enfrentar las diversas pruebas con gozo, confiados en la victoria y con la absoluta seguridad, de que ya Él, ha vencido al mundo.

3. Pidamos al Señor paz y fortaleza, para esperar con fe y paciencia, de la manera como hace el labrador con su precioso fruto, siendo entretanto sustentados por las inquebrantables promesas de su compasión y misericordia.

4. Contrarrestar el sufrimiento con la oración. Ella nos traerá de parte del Señor, la respuesta precisa a cada necesidad: Salud en la enfermedad, paz en medio de la angustia y desasosiego, sentirnos perdonados y amados cuando nos sentimos culpables y tomar la resolución de la reconciliación en medio de la discordia.

Poner estos principios en práctica, nos permite adquirir fortaleza en los tiempos de angustia, hasta ver cumplidos sus planes de bien y de paz para con nosotros. Recuerda mantenerte alerta y apercibido para cuando llegue el momento de la prueba y recuerda que Dios no ha terminado contigo. Suscríbete a este blog y recibirás notificación cada vez que suba una nueva entrada. Reenvía el enlace de ésta reflexión a tus amigos y familiares. Deja tu comentario al final del blog en la caja de comentarios respectiva. Abrazo fraterno para todos.

Pr. José Ángel Castilla

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s