Hay gente que tiene la facilidad para molestarse e irritarse. Por cualquier cosa pierden los estribos, gritan y se descomponen a un extremo, que al mirarlos, llegamos a desconocerlos. La persona irritable, carga con su conversación y terminamos contaminando nuestros oídos. El irritable tiene múltiples conflictos sin resolver y pretende mantener o agrandar su imagen a costa de lamentarse todo el tiempo. Teme ser agredido y trata de dañar constantemente la imagen de los demás.

El concepto de IRRITABLE está vinculado al enojo, enfado o disgusto producido por algún motivo. Alguien fácilmente irritable pierde la paciencia y se ofende muy rápido ante amplias y diversas situaciones. No soporta ciertas bromas y se altera cuando no consigue llevar a cabo un plan con éxito. La irritabilidad tiene sus raíces en problemas sin resolver, los cuales deben ser identificados y resueltos para recuperar la paz interior. La falencia en la plenitud de las siguientes NECESIDADES, alimenta la irritabilidad de quién la padece. Toma nota por favor y pregúntate si la falta de alguna de ellas te hace detonar con facilidad:

1. Necesidades físicas (cuando falta alimento, falla el suministro de los servicios públicos, quedarte sin medio de transporte para ir de un lado a otro, carecer de elementos materiales para vivir de forma óptima, etc.)

2. Necesidad de sentirnos seguros.

3. Necesidad de pertenecer (de hacer parte de una familia, sintiéndonos apoyados, respetados y cuidados)

4. Necesidad de amor (afecto, cariño, que nos digan cosas positivas)

5.Necesidad de sentirnos realizados (prosperar, avanzar, cumplir metas)

Ora que Dios llene cada faltante de tu corazón y aún cuando sientes la impotencia de no conseguir en tus fuerzas, alguna de las 5 necesidades antes descritas. Cuídate de no reaccionar tóxicamente y termines así contaminando tu entorno familiar o laboral. Dosifica el tiempo que compartes con las personas irritables para que no termines tú contaminado con ellos. Recuerda que Dios no ha terminado contigo. Suscríbete a este blog y recibirás notificación cada vez que suba una nueva entrada. Reenvía el enlace de ésta reflexión a tus amigos y familiares. Deja tu comentario al final. Abrazo fraterno para todos.

Pr. José Ángel Castilla

3 comentarios

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s