¡DEJA YA DE ALABARTE!


Las redes sociales nos dan a conocer, nos reconocen, nos alaban y si las usamos correctamente, venden muy bien nuestro trabajo, negocio y hasta nuestra vida personal. Pero el doble juego de ellas, es que si adolecemos de una buena estima y no consideramos que el contacto personal es irremplazable, las necesitaremos y dependeremos de ellas para que nos levanten, abracen, hablen y nos sintamos reconocidos generando una motivación equivocada en el corazón. La popularidad un día te alaba y al otro día te entrega. Quienes te suben con una alabanza, te bajan luego con un mal comentario. Uno de los seguidores más cercanos a Jesús lo vendió y lo entregó. La cercanía de personas nos bendice, pero si nuestra mirada no está puesta en Jesús, dependeremos siempre de su RECONOCIMIENTO. Esto ocurre porque así funcionamos, así es nuestro sistema, así opera el mundo.

Ubica tu autoestima en el nivel correcto y no demandarás atención enfermiza. En lo que hagas, no mendigarás ser alabado una y otra vez. Nuestra alabanza es conocerlo y entenderlo a El. Procuro aprender de las cosas que he vivido. Cuando predico, aconsejo y doy soporte espiritual a personas, no me gusta presumir de lo que hice, enseñé o aconsejé. Siento que al hacerlo, robo la atención y la Gloria, al ÚNICO digno de ser alabado y es a Jesús a quien sirvo. Si prediqué y fue un buen tiempo, no me quedo días comentando a los demás sobre lo que hice. Paso la página hacia lo que sigue y no busco generar ser alabado para no envanecer mi corazón. No se me puede olvidar, que todo lo hacemos es por Su gracia y misericordia.


Guarda tu corazón y no te alabes más. No grites tu urgencia de reconocimiento en lo que haces, no seas tú buscándolo, el elogio un día llegará. Deja que sea una consecuencia a tú esfuerzo, pero no tu fin. Así que: ¡Deja ya de ALABARTE! Recuerda que Dios no ha terminado contigo. Suscríbete a este blog y recibirás notificación cada vez que suba una nueva entrada. Reenvía el enlace de ésta reflexión a tus amigos y familiares. Deja tu comentario al final del blog. Abrazo fraterno para todos.

Pr. José Ángel Castilla

3 respuestas a “¡DEJA YA DE ALABARTE!

    1. Que gran verdad, hay quienes viven de lo que hacen o dejan de hacer vanagloriandose siempre como el pavo Real y Jesús hizo grandes milagros y entregó su vida por nosotros y nunca se vanaglorio de nada su humildad fue para siempre. La gloria y la honra sean para Cristo Jesús. Bendiciones pastor .

      Le gusta a 1 persona

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s