Mientras las multitudes oran, milagros se gestan a su favor en los cielos. El grupo de sacerdotes en el que servía Zacarías, estaba de turno de servicio dentro del templo. En el momento en el que quemaba incienso, a las afueras las multitudes oraban. Soy un convencido en el poder que la oración colectiva produce a favor del pueblo de Dios. No hay nada más poderoso que anticipe y haga descender milagros que la oración en comunidad. El poder del acuerdo en pleno, cuando dos o tres oran en unidad por algo que anhelan o necesitan aquí en la tierra, hecho está en los cielos. Así que hoy es un día para ver milagros porque tú y yo a través de la oración, los veremos descender.

¿Qué esperas entonces para creerlo? Éste sacerdote anciano, estaba a punto de recibir una visitación especial del Señor. El tiempo de clamar y esperar por el milagro anhelado, estaba a punto de concluir. Tú y yo debemos entonces, encender y quemar incienso a través de nuestras oraciones, Gratitud, alabanza y servicio a Dios. No esperes tener todas las respuestas juntas, para decidir servir a Dios. Era tanta la cantidad de sacerdotes que había para servir en el templo, que eran pocos los que tenían el privilegio de quemar incienso. Algunos lo podían hacer solo una vez en su vida. Era entonces Zacarías un privilegiado, podía ingresar a ese lugar santo previo en el altar del incienso, frente al velo que lo separaba del lugar santísimo.


Aunque tus respuestas consideres que se han tardado o te sientas que te hagan falta muchas cosas, siéntete privilegiado por Dios de estar en sus caminos, amarle y servirle. Aunque como a Zacarías, no te halla llegado aún la visitación de un milagro que rompa la matriz de Elizabeth y te haga abrazar ese bebé. Cuando me refiero a esto puntualizo en que hay milagros que son nuestros. Sólo necesitamos embarazarnos por la fe de ellos y esperar su cumplimiento. Si Dios lo dijo él lo hará y siempre cumplirá. El incienso simboliza las oraciones del pueblo de Dios. Hoy te invito a quemar incienso grato, profesando palabra de fe en el nombre de Jesús. Recuerda que Dios no ha terminado contigo. Suscríbete a este blog y recibirás notificación cada vez que suba una nueva entrada. Reenvía el enlace de ésta reflexión a tus amigos y familiares. Deja tu comentario al final del blog. Abrazo fraterno para todos.

Pr. José Ángel Castilla

1 comentario

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s