Dios no es hijo de hombre para mentir, ni hombre para arrepentirse. Todo lo que sale de Su boca y conforme a su sabia, soberana y perfecta voluntad, se cumplirá. Así como la lluvia desciende de los cielos y riega la tierra, así es Su Palabra, riega la tierra de nuestros corazones para que fructifiquemos. Una pareja de ancianos estériles estaban a punto de recibir un embarazo por la fe, pero la incredulidad llevó a Zacarías a dudarlo y quedarse mudo por nueve meses, hasta que naciera Juan su hijo y así volver a hablar. Todo ese tiempo sin poder decir nada, sencillamente callar ante el poder y la majestad del Dios que prometió por boca de Gabriel de que la matriz de Elizabeth engendraría vida en medio de la esterilidad y la vejez.

Dios pasa por encima de vejez, esterilidad y aún la misma incredulidad de un hombre que antepuso sus limitaciones y de seguro achaques y quejas propios de la vejez a la promesa que sería padre siendo ya viejo. Para recibir un milagro no necesitamos ser o sentirnos jóvenes. No hay condiciones, tan solo fe y embarazarnos de milagros. Hoy te invito a cerrar tus ojos y abrazar un sueño, un anhelo, algo sobrenatural en donde sin la intervención divina, seria imposible de concebir en medio de la nada. Si te has sentido fracasar, sueña e inténtalo una vez más. No temas ni enmudezcas, adora, clama, confiesa y grita: «para Dios no hay nada imposible».

¿Qué negocio deseas emprender? ¿Qué proyecto familiar o personal deseas realizar? Tan sólo cree y abraza por la fe lo que aún no has visto y trabaja en pro de ello. Dios añadirá los recursos, colocará las personas y permitirá las conexiones divinas para respaldar lo que sueñas. Un Juan el bautista está a punto de ser concebido. Dios está buscando una matriz que crea que pueda concebir un milagro-propósito de Gloria. Recuerda que Dios no ha terminado contigo. Suscríbete a este blog y recibirás notificación en tu correo electrónico, cada vez que suba una nueva entrada. Reenvía el enlace de esta reflexión a tus amigos y familiares. Deja tu comentario al final del blog. Abrazo fraterno para todos.

Pr. José Ángel Castilla

1 comentario

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s