A toda prueba


Es impensable como seres humanos, que tengamos que experimentar tantas desgracias y en tan corto tiempo. Job tuvo que sepultar a todos sus hijos, enfermar casi hasta llegar al borde de la muerte, quedar en la ruina económica, todo en un día. No podemos instruir al Señor, sobre lo que en su voluntad perfecta, determine que nos suceda, cuando y cómo. Las pruebas son inevitables y muchas de ellas, nos llevarán a la impaciencia o aún a que dudemos del Señor. Lo más importante en medio de los momentos difíciles, es saber que Dios nos ama y está adecuando nuestras almas para la eternidad. Extremos momentos nos pondrán en la posición de tener todas las razones terrenales para renunciar a Él. (Dios nos guarde de nunca hacerlo), como una forma de purificar nuestras motivaciones para ser cristianos íntegros y a toda prueba.

Mensajeros llegaron con malas noticias a los oídos de Job. Su corazón de adorador tenía la certeza, de que había sido Dios quien lo había bendecido, y que sólo él en su soberanía podía dejarlo sin nada, porque conocía su corazón y sabía que no lo culparía por la dura prueba que le sobrevendría. A través de la presencia fortalecedora del Espíritu Santo, la única respuesta que escucharás en tu corazón, será: «Acércate a Dios, Él es la razón para perseverar en ser sus hijos y verlo como único y suficiente, aún cuando suframos por algún dolor». Job rasuró su cabeza, rasgó sus vestidos y se postró a adorar. ¿Qué hubieses hecho tú? En la medida en que perseveramos y somos leales a Dios en medio del sufrimiento, podemos imitar la adoración de Job. Este adorador, lo exaltó con todo o sin nada, con mucho o poco, pero no puso en duda ni culpó a Dios, por lo que le sucedía.


A veces olvidamos y somos desagradecidos con el Padre, por su provisión en todas las áreas, sean emocionales, espirituales y aún físicas. Cuando Dios permite que llegue el dolor, no cuestiones nada ni a nadie, adora y póstrate delante de su presencia, del cielo provendrá tu socorro, auxilio, fuerzas, fe y nuevas motivaciones para seguir adelante y a toda prueba. Recuerda que Dios no ha terminado contigo. Suscríbete a este blog y recibirás notificación a tu correo electrónico, cada vez que suba una nueva entrada. Reenvía el enlace de esta reflexión a tus amigos y familiares. Deja tu comentario al final del blog. Abrazo fraterno para todos.

Pr. José Ángel Castilla

Una respuesta a “A toda prueba

  1. Auch, el sumiso y adorador Job. Admirable su actitud de esperanza y rendición ante el Señor en esos momentos en dónde hasta respirar duele, en dónde sientes que los huesos se quiebran uno a uno y la calamidad viene una tras otra sin parar y solo piensas en » No más, para». Es cuando el Espíritu Santo como bien dice mi Pastor es el único que te hace mirar los ojos de nuestro Señor Jesús para sostenerte firme y no declinar.
    Solo un ser que ha vivido las pruebas al nivel de Job puede enter el dolor y el confiar en el Señor.
    Gracias pastor por animarnos a seguir en confianza y decisión.

    Le gusta a 1 persona

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s