Google maps y Street view, nos llevaron a dejar atrás los mapas de papel y nos facilitaron la búsqueda de direcciones, en cualquier lugar del mundo. Puedes llegar a conocer lugares, tan sólo dirigiéndote en el mapa, a la ciudad o país que quieras conocer, sin haber estado antes en ellos. Estos avances tecnológicos, ágil, fácil y con exactitud, minimizaron el riesgo de extravío y pérdidas de tiempo, propios de quien no sabe hacia dónde va. Así ocurre con nuestra vida, cuando desconocemos el propósito de Dios. Un grave error que cometemos, está en que iniciamos el punto de partida, centrado en nosotros mismos y no en Dios. Necesitamos reenfoque, tomar el 🖱 mouse, e identificar en el mapa de nuestra vida, la dirección hacia donde Dios desea llevarnos. El hombre como centro del hombre, es un desastre en todos los aspectos. Sin un Salvador, el ser humano le espera la perdición de su alma. Ese Salvador se llama Jesucristo.

Ignorando el propósito de Dios, la vida del hombre se estanca y se torna confusa. Mi propósito comenzó casi sin darme cuenta. Descubrí que la vida no es color de rosa y empecé a experimentar situaciones que fueron: cincel, martillo, fuego y lija de Dios para mi corazón y el pulimento de mi carácter. Él las permitió, para hacer de mi alguien mejor. Entiende que TODO lo vivido, hace parte del «kit de entrenamiento». Deja de hacerte la víctima, no culpes más a Dios y no te quejes más. La formación hacia el cumplimiento del propósito de Dios para mí, incluyó murmuraciones sobre mi vida personal y ministerial de personas que consideré «amigos» y otros «discípulos». Viví rechazo, traición, indiferencia, abandono, quebrantos de salud, desánimo y hasta depresión. Al inicio del ministerio, personas me tuvieron en poco.


No creían en mi llamado, Decían que «servir a Dios» no era profesional y mi carrera de arquitectura estaba sepultada. Otros se sintieron jueces y murmuraron sobre mi matrimonio y posterior divorcio, sin conocer la realidad de lo que vivía y sufría. Afirmaron que debía abandonar el pastorado de servicio a Dios, con el que muchas veces les serví también a ellos. He perdonado mucho, porque mucho he sido perdonado por Dios. Jesús nos enseña en el sermón del monte, que los de limpio corazón verán a Dios, por eso sigo haciendo el proceso de sanar también situaciones recientes. El Señor no nos eximió de seguir enfrentando pruebas y aflicciones.
Hoy doy gracias y bendigo a todos los que me han hecho daño. Sin saberlo fueron «instrumentos» de Dios para pulir mi corazón, pues Él no ha terminado conmigo.


Parte del plan de Dios incluye tratar con nuestra vida financiera. Entendí que no estoy en esta tierra para idolatrar el dinero. Si lo que gano no honra la obra del Señor, soy un egoísta y desagradecido con un Dios que no me ha negado nada. Hace 21 años adoré un reloj Tagheuer que compré con mucho esfuerzo. Muchos alababan mi caro relojito y eso me llenaba de orgullo. Un día sentí entregarlo a la obra de Dios. «Un acto de Fe y desprendimiento.» Adoré al Señor y le dije: ¡pídeme lo que quieras! Pero ¡No quiero ídolos materiales! Éxito y cumplir propósito en la vida no son sinónimos. Hacer dinero y ser un gran empresario no significa saber la razón porque la que transitas en esta tierra. Te llamarán «triunfador» porque te cambió la vida y te sientes cumpliendo sueños, pero quizás sean los tuyos pero, no los de Dios.


Pregúntate: ¿Cómo hago Señor para cumplir tus sueños? Dios te lo confirme. Suscríbete a este blog y recibirás notificación a tu correo electrónico, cada vez que suba una nueva entrada. Reenvía el enlace de esta reflexión a tus amigos y familiares. Deja tu comentario al final del blog. Abrazo fraterno para todos.

Pr. José Ángel Castilla

5 comentarios

  1. Amén Pastor. Ser formado para el cumplimiento del propósito de Dios es tan duro, muchas veces no entendemos como de un momento a otro todo se levanta en contra nuestra como una marejada imparable. Pero cuando todo pasa entendemos lo que el Creador quería con y en nosotros.
    No puedo imaginar su sentir en todo lo que vivió pero si puedo entender por lo que pasó, por ello lo admiro. Valiente y esforzado.

    Le gusta a 1 persona

  2. Valoro mucho este trabajo que está haciendo Pastor. Doy gracias a Dios por su vida y porque está dirigiendo está obra que hoy me trajo la respuesta que ayer pedí al Señor. Gracias por dejarse ser Su instrumento.

    Me gusta

  3. Amén amadito. Todo lo q nos sucede a los q amamos a Dios, siempre será para bien conforme al propósito q hemos sido llamados. Este es el tiempo, de ver todo lo q Dios tiene para tu preciosa vida.
    Bendiciones.

    Me gusta

Responder a Anónimo Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s