Lucha contra tu ego


Una de las mayores luchas que tenemos como hombres de Dios es la batalla contra el ego y la vanagloria. El orgullo siempre nos impedirá reconocer que no estamos bien, y nos engañará haciéndonos creer que la humildad es propia de los débiles. Muchos de los consejos que la ciencia del comportamiento nos entrega, tienen que ver con elevar al hombre a una altitud, donde pueda creerse ser, la persona más importante del mundo y que «todo» gire en torno a ella. Esto es totalmente antibíblico. No somos los soles de nuestra galaxia, la vida y las personas no giran a nuestro alrededor. El diccionario define al ego, como la valoración excesiva de uno mismo. Si nos vamos a las sagradas escrituras, nos enseñan que no tengamos de nosotros mismos, un concepto mayor que el que debamos tener. Entonces, ¿Por qué razón alimentar el ego? Ser, parecer, hacer para ser vistos, ¿Cuáles son nuestras reales motivaciones en la vida?

Éste fue el ofrecimiento de Satanás a Jesús al final de 40 días de ayuno en el desierto: Darle toda la gloria del mundo a costa de adorarle a él. Así sucede con nuestro corazón en nuestra vida cotidiana. Somos tentados a vivir del reconocimiento y a querer lucir un brillo, que opaque la obra de Dios y su mover, en nosotros. La gloria de los hombres le pertenece al diablo y ella nunca debería ser deseada por ningún hijo de Dios. Siempre repito a mis discípulos, que no hagan ruido a la hora de servir al Señor. Que se note más lo que hagan para otros, que notarse ellos mismos. En el momento en que queremos lucirnos, la vanagloria toma lugar y el orgullo hace de las suyas. Allí adoramos más el reconocimiento y ese brillo temporal de los hombres, que tanto daño le hace al corazón. Un siervo de Dios no espera nada, no busca lo suyo, hace lo bueno aunque no se lo agradezcan y modela en sus actos a Jesús. Si todo el tiempo necesitamos reconocimiento, indica que el rechazo como herida de situaciones pasadas, sigue facturando en nuestro corazón.


De esa manera, buscará el rechazo cobrar intereses en el corazón, opacando a Dios y mostrándonos más a nosotros mismos. El éxito, la popularidad, el reconocimiento de los hombres, no se buscan. Son consecuencia de lo que hacemos. Jesús nos invita a alegrarnos más en dar que en recibir. Adora en este inicio de semana al Señor y vela colocarlo primero que tus sueños, familia, amigos o cualquier otra cosa material que busque robarse SU GLORIA. Recuerda que Dios no ha terminado contigo. Suscríbete a este blog y recibirás notificación cada vez que suba una nueva entrada. Reenvía el enlace de esta reflexión a tus amigos y familiares. Deja tu comentario al final del blog. Abrazo fraterno para todos.

Pr. José Ángel Castilla

3 respuestas a “Lucha contra tu ego

  1. ¡Pastor muy buenos días! Bendiciones para usted. Cómo creyentes tendemos a ser autónomos, autosuficientes en muchas áreas de nuestras vidas. En el fondo, somos tentados a recibir aplausos y palabras que exaltan nuestra labor para el Señor. Este mensaje que acaba de publicar reafirma eso y también cómo lo podemos manejar para no caer en ese Ego que nos daña. Pastor mil gracias por enseñarnos. Dios me lo bendiga.

    Le gusta a 1 persona

  2. De verdad que las situaciones difíciles de la vida nos pueden marcar y tratamos después humanamente de evitar o eludir que se repita con ego y vanagloria abusando de los demás en nuestro entorno. La realidad es mejor mantenernos humildes y humillarnos ante Dios y sea El quien a su tiempo nos sane y podamos aprender a vivir plenamente. Dios lo continúe bendiciendo Pastor José Ángel Castilla. Gracias por compartir.

    Le gusta a 1 persona

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s