Es importante que nos propongamos en la vida, salir de nuestras zonas de comodidad, esforzarnos y dar mucho más que sólo el mínimo en todo. Consejo sabio del Señor cuando nos pide que corramos la milla extra. Se vale soñar, aunque las circunstancias a tu alrededor sean desfavorables. Dios nos regaló el privilegio de hacerlo y sin sueños o metas, la mediocridad tiene el camino fácil para instalarse en nuestra vida. Por eso no hay mejor medicina que pensar en algo que quieras lograr, y comenzar a trabajar en ello. El apóstol Pablo nos insta en el siguiente pasaje a avanzar, hasta llegar al final de la carrera. No podemos quedarnos en la mitad del camino. Nuestra perseverancia en los caminos del Señor, será hasta que coronemos nuestro ingreso al cielo.

Los siguientes son algunos consejos para vencer a la mediocridad:

1. Fíjate una meta o sueño a alcanzar

¿Qué sueño se te ha quedado sin cumplir?

Quien sueña, necesita también la fe y el coraje para realizarlo. Sino, la mediocridad te dirá al oído, que no lo puedes hacer, que es complicado o que te llevará mucho tiempo. Debes analizar, si realmente es lo que quieres o no. Un pequeño paso cada día, es más efectivo que una gran acción cada mes.

2. Relaciónate con personas que te inspiren

Si te relacionas con personas mediocres, pensarás y actuarás igual que ellos. Incluye en tu grupo de amigos, a gente que te inspire. Personas que hayan logrado aquello que deseas. Verás que poco a poco comienzas a cambiar tu forma de ver el mundo y aprender a ver opciones para alcanzar tus sueños. Si deseas ser una persona consagrada para Dios, ¿Con quién tendremos que juntarnos?

3. Sal del patrón de la anormalidad y atrévete por fe.

Atrévete a tomar el camino menos, transitado y créele a Dios y lánzate por la fe. No verás resultados positivos de inmediato, pero una vez que comienzan a aparecer, verás allí el respaldo y la mano de Dios obrando a tu favor. Prueba a hacer un cambio de mentalidad y no dejes que te gane el miedo. Cuando otros te digan que no es posible o que te vas a equivocar, tú recordarás que el Señor está contigo y es tu ayudador.

4. Créele a Dios y muévete en fe, aunque te llamen loco.

Una vida sin riesgos es muy aburrida y tarde que temprano, nos hundirá en la mediocridadAprovecha cada instante que puedas, para hacer algo nuevo.

Sin importar la meta, siempre habrá pesimistas o gente que por temor dejó ir sus sueños y ahora te tienta con lo mismo. No caigas en el juego. Incluso si te equivocas, es mejor haber probado algo nuevo, que quedarse con la incertidumbre de lo que hubiera pasado. CONCLUSION: No naciste para ser mediocre. Recuerda que Dios no ha terminado contigo. Suscríbete a este blog y recibirás notificación a tu correo electrónico, cada vez que suba una nueva entrada. Reenvía el enlace de esta reflexión a tus amigos y familiares, si te bendijo la lectura de esta entrada. Deja tu comentario al final del blog. Abrazo fraterno para todos.

Pr. José Ángel Castilla

2 comentarios

  1. Luchar por los sueños no es fácil siempre nos encontraremos con situaciones y palabras que nos desmotivan y quizás nos detenienen. Aún, nuestra familia: padres, madres y hermanos serán los primeros en esa larga lista de obstáculos. Solo la fe en Cristo Jesús nos ayudarán a seguir adelante para conquistar.

    Le gusta a 1 persona

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s