Nadie es profeta en su tierra


El título de la entrada de hoy, fue la sentencia dicha por Jesús a sus compatriotas dentro de la sinagoga de Nazaret. En vez de aprovecharse de la ocasión que el Señor les ofrecía, le despreciaban. Este hecho fue anunciado, siglos atrás, por los profetas del antiguo testamento. Tener éxito, buena reputación y que crean en uno los cercanos, los que te vieron crecer, no es tarea fácil. La gran expectativa era, que así como hubo milagros en las aldeas y pueblos de afuera, tal cual tendrían que suceder en el propio pueblo de Jesús. A veces los miembros de nuestra propia familia, son quienes más nos retan y enfrentan. Si no conocen y temen al Señor, se hacen nuestros primeros críticos, menospreciando y teniendo en poco a la iglesia y a quienes servimos en ella. Los de afuera te admirarán, respetarán y reconocerán al hombre o a la mujer de Dios que eres, mucho más que los de tu propia tierra. Recibir menosprecio o subestimación, es parte de las luchas que afrontaremos en nuestro caminar con el Señor, por el sólo hecho de llamarnos: Cristianos.

Los primeros cristianos en tiempos del imperio romano, fueron perseguidos y eran objeto de burla y humillación. El 18 de julio del año 64DC, el emperador Nerón, quemó la ciudad de Roma y culpó del hecho, a los cristianos de la época porque los odiaba. Fue tan grande el incendio, que se prolongó por una semana. Diez de los catorce barrios que para ese tiempo, tenía Roma, fueron consumidos por el fuego. Dos de los que no sufrieron daños, los habitaban judíos y cristianos. Por esa razón se les culpa injustamente, e inicia una persecución implacable y cruenta. Creo que hay terrenos hostiles, donde nos costará más testificar de Jesucristo, pero no es un imposible de poder lograrlo. De hecho, nuestro buen testimonio para con los inconversos y aún con los miembros de nuestra propia familia, son claves para abonar el terreno que posteriormente le será sembrada, la semilla de la poderosa Palabra de Dios.


El Señor coloque gracia en tus labios, en el momento en que tengas que abrirlos para anunciar que Cristo vive y que desea habitar en esos corazones endurecidos, incrédulos y suficientes en si mismos. Sé un instrumento en manos de Dios, para llevar salvación a quien la necesite y en donde Dios te muestre debas llegar y hablar. Nunca te avergüences del evangelio, porque es poder de Dios a todos los que hemos creído. Recuerda que Dios no ha terminado contigo. Suscríbete a este blog y recibirás notificación cada vez que suba una nueva entrada. Reenvía el enlace de esta reflexión a tus amigos y familiares. Deja tu comentario al final del blog. Abrazo fraterno para todos.

Pr. José Ángel Castilla

4 respuestas a “Nadie es profeta en su tierra

  1. Pr. José Ángel gracias por esa hermosa cápsula de la Palabra, muchos seremos juzgados por seguir a Cristo, mucho más cuando un hijo de Dios se equivoca, llegarán los señalamientos destructivos y las ofensas, pero sabemos que tenemos a un Dios que nos respalda, nos guía __ un Dios de amor y de perdón que esta como poderoso gigante con nosotros. Bendiciones!

    Le gusta a 1 persona

  2. Amén Pastor. Cualquier parecido a la realidad es pura coincidencia. Que papito Dios en el poder de la sangre de Jesús nos dé el carácter para ser como Él ante cualquier confrontación en nuestra identidad.

    Le gusta a 1 persona

  3. Pastor bendiciones! Así es no debemos detenernos a pesar de los señalamientos y juicios que hacen en contra de nuestra Fe , pero aún así debemos amarlos y seguir siendo ejemplo para todos . Gracias pastor por sus palabras. Bendiciones

    Le gusta a 1 persona

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s