¡Seamos como niños!


Amo los niños, sabe Dios que si. Los que me conocen bien saben que el Señor me ha dado una gracia especial, que me permite conectar muy rápidamente con ellos. De hecho todos los temas que tienen que ver con abandono, maltrato o vulneración de sus derechos me sensibilizan mucho. Jesús enseñaba en medio de la multitud y comenzaron a acercarsele niños. Luego exhortó a sus discípulos a que no les impidieran hacerlo y expresó: «De ellos es el Reino de Dios». El Señor nos insta entonces a ser como niños, pero no a ser infantiles, porque finalmente los niños son inmaduros y se comportan como tales. Necesitamos crecer en sensibilidad y de vez en cuando sacar el niño que todos llevamos por dentro. Jugar, reírse, sacarle una sonrisa a las personas de nuestro entorno y dejar la extrema seriedad y severidad a un lado, son válidos. Todo tiene su tiempo en esta vida dice la escritura.

Es triste hoy ver adultos irresponsables que han delegado la formación de sus hijos a otros, que no tienen tiempo de calidad para dedicarle a su familia y que se pierden de ver crecer a sus hijos por estar tan «ocupados». Adultos de nombre y de desarrollo físico pero su mentalidad es tan inmadura como la de un niño. No han crecido mentalmente. No asumen el rol de esposo, padre, pierden el tiempo y de paso a su familia. Vístete de adulto en los momentos trascendentes de la vida. Se cabeza, hombre, líder espiritual de tu casa y comportate cómo grande, para sacar adelante a tu familia, para amar y ser responsable en tu negocio o lugar de trabajo. Asume tus compromisos financieros como adulto y no digas mentiras a tus acreedores. Es allí cuando más adulto tienes que comportarte. Pero cuando llegues a Dios llega como niño. Jamás el Señor te impedirá serlo.

¡Eres como niño, no un niño. No lo olvides!

Medita con detenimiento en esto que te escribo. El Dios de amor aun no ha terminado contigo. Suscríbete a este blog y recibirás notificación cada vez que suba una nueva entrada. Reenvía el enlace de ésta reflexión a tus amigos y familiares. Deja tu comentario al final del blog. Abrazo fraterno para todos.

Pr. José Ángel Castilla.

3 respuestas a “¡Seamos como niños!

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s