¡Que corran las buenas NOTICIAS!


Hoy en día en medio de tantas noticias negativas que escuchamos o leemos en los portales de Internet, necesitamos proclamar el evangelio de Jesús con más fuerza y poder que nunca. Las buenas nuevas de salvación deben gritar más fuerte, que todo lo malo que escuchamos a través de los medios de comunicación. Si el iniciar de nuestro día a día, es lo malo, lo negativo y lo pesimista, con eso alimentamos y ministramos el ♥ . Cuán desmotivante entonces es iniciar un día, sólo pendiente de los indicadores económicos, discursos populistas manipuladores y estadísticas de aumento de contagios de enfermedades. En nuestro pasaje de hoy, vemos que tan pronto Jesús sana al leproso, le da instrucciones de que no le diga a nadie, lo que había sucedido. Pero es enfático cuando le dice: «Preséntate ante el sacerdote y deja que te examine. Lleva contigo la ofrenda que exige la ley de Moisés a los que son sanados de lepra. Esto será un testimonio público de que has quedado limpio». Finalmente la buena noticia de su poder para sanar y liberar, comenzó a correr por todas partes.

Y ¿Quién puede callar lo bueno que le ocurre? Veníamos estudiando lo terrible que era la enfermedad de la lepra y lo degradante y excluyente para un leproso, ser rechazado por su propia familia y la sociedad de la época. No me alcanzo a imaginar la alegría en el corazón de este hombre al que le cambia la vida, con este gran milagro de sanidad de parte de Jesús. Testificar del poder de Dios, hace que los necesitados corran a escuchar lo que el Señor continúa haciendo. No entiendo cómo, ciertos grupos religiosos y sectas crean que los milagros concluyeron ya. Cada despertar de cada día, es ya un milagro. Los milagros no se pueden estigmatizar sólo como de sanidad o de libertad. Muchas veces desconocemos cuando estamos frente al peligro y guardarnos de la muerte o de un accidente, es ya un milagro en el que no tuvimos que hacer nada, pero Dios estuvo allí obrando a nuestro favor.


Valora todo lo bueno que Dios hace en tu vida y la de tu familia. Llena tu corazón de gratitud y que sigan corriendo las buenas noticias del poder de Dios. No te quedes callado amado lector, cuenta lo que Dios hizo. Nada es dado por mérito propio. Todo es por Su Gracia para evitar la vanagloria, como dice el apóstol Pablo. Que sigas viendo el poder de Dios obrando en los pequeños detalles. No te quejes de nada, Dios ha sido bueno contigo y recuerda que Él no ha terminado contigo. Suscríbete a este blog y recibirás notificación cada vez que suba una nueva entrada. Reenvía el enlace de esta reflexión a tus amigos y familiares. Deja tu comentario al final del blog. Abrazo fraterno para todos y feliz fin de semana.

Pr. José Ángel Castilla

2 respuestas a “¡Que corran las buenas NOTICIAS!

  1. El tener una familia unida y en armonía es hoy un milagro, en medio de tanta degradación de los valores donde la familia queda relegada y sin importancia y en dónde las nuevas generaciones tienden a restarle valor al matrimonio y a la familia.

    Le gusta a 1 persona

  2. Amén. La vida misma es un milagro y tenemos que hacer audible todas las cosas buenas de las que Dios nos rodea y mantiene.
    En mi caso particular han sido tantos y tan seguidos los milagros que Jesús hace en mi vida que toda la gloria es suya. Bendito Jesús.

    Le gusta a 1 persona

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s