¡Hoy es el día!


A mediados del año 1.992, estando aún tierno en la fe y recién convertido al Señor, escuché una canción que desconocía que había sido inspirada en la Biblia. Era un famoso coro que hemos cantado muchas veces: » Este es el día que hizo el Señor, día de alegría y de gozo…» Esto lo escribe el salmista y es una declaración de fe y de confianza en Dios, la cual debe inspirar nuestras oraciones diarias. Hoy amado lector, también es un buen día para decir: ¡ESTE ES EL DIA QUE HIZO EL SEÑOR, ME ALEGRARÉ Y GOZARÉ EN ÉL! Si abrazamos este versículo y lo hacemos vida en nuestros corazones, lo podemos declarar cada día de nuestras vidas.

Hay situaciones con las que nos acostamos diariamente y pueden inundar nuestra mente de pensamientos negativos, ya sean de temor o dudas, sobre los asuntos a resolver en la cotidianidad. Háblale a tu asunto adverso y dile: «Este es el día de mi alegría y lo voy a sortear con la fe puesta en lo eterno, en que mi DIOS ESTA EN ABSOLUTO CONTROL, porque su ojo recorre toda la tierra». La mano y el ojo del Señor, sostienen y observan el universo y eso nos incluye a nosotros. No eres una pequeña pelusa que se ha escapado del ojo de Dios. Eres corona de su creación y la niña de sus ojos. Nuestro autoestima debe ser trabajado todos los días con base en las afirmaciones y promesas que Dios tiene para nosotros.

Hay círculos donde nos vemos diariamente, sean personales, familiares o laborales que pueden llegar a desmotivarnos. No te dañes el corazón porque alguien te ha denigrado, o sencillamente no cree en lo que Dios te ha dado. Hoy es el día que hizo el Señor y El nos hará brillar y triunfar. No permitas que nadie te hurte el gozo de Jehová y la alegría de tu alma. Pasa al otro lado y recuerda que Dios no ha terminado contigo. Suscríbete a este blog y recibirás notificación cada vez que suba una nueva entrada. Reenvía el enlace de esta reflexión a tus amigos y familiares. Deja tu comentario al final del blog. Abrazo fraterno para todos.

Pr. José Ángel Castilla