Den y recibirán


Estas palabras de Jesucristo, son la más clara conclusión, de que en la vida todo de lo que demos a otros, nos será devuelto por completo. Y luego cuantitativamente hablando, lo describe en términos de: «apretado y sacudido», para que pueda caber más. La cantidad de lo que damos, será la cantidad de lo que recibiremos. Jesús nos anima con su mensaje, a ser libres dando sin el temor de sentirnos perdedores en nuestra entrega. Nunca sientamos miedo de DAR DEMASIADO. Los amantes del dinero siempre quieren más y se miden y restringen al extremo a la hora de dar, por el miedo a perder, ya que aman el dinero más que a Dios. Por mucho que sintamos que damos mucho, NUNCA podremos DAR MÁS QUE DIOS. Él es especialista en regresarnos más de lo que damos. El contexto más exacto del pasaje de hoy, no es tanto el dar recursos materiales, sino DAR AMOR, BENDICIÓN Y PERDÓN.

Un hijo de Dios no pierde cuando entrega éstas tres cosas, de acuerdo al modelo de generosidad propuesto por Jesús. En la antigüedad, los judíos vestían una túnica larga y suelta hasta los pies y alrededor de la cintura una faja. El manto podía levantarse, para que el seno de la túnica sobre la faja, formara una especie de bolsillo en el que se pudieran cargar o transportar cosas. Entonces el Señor nos quiere dar a entender que todo aquel que siembre y dispense amor, bendiga y perdone a los demás, permitirá que se le devuelva apretado y sacudido, de tal manera que sus bolsillos (no se refiere sólo a dinero) siempre estén llenos. Dios nos medirá de acuerdo a la misma medida que usamos para los demás. Esto nos motiva de manera poderosa en ser generosos en amor, bendiciones y perdón, porque en esa misma medida lo recibiremos. Creo que debemos revisar entonces, cual es la medida de generosidad con la que medimos y damos a otros. Quizás la expectativa en el corazón sea más la de recibir que la de dar, por eso el mismo Jesucristo nos modela a que la mayor alegría en nuestro corazón será siempre el dar.

Alégrate en dar querido lector. Alguien necesita del amor de Dios a través de ti. Una persona quizás necesite de una bendición material de tus manos y finalmente otros, están esperando que les perdones. Ora por esto que siento proponerte hacer de parte del Señor y alégrate al cumplirlo. Recuerda que Dios no ha terminado contigo. Suscríbete a este blog y recibirás notificación cada vez que suba una nueva entrada. Reenvía el enlace de ésta reflexión a tus amigos y familiares. Deja tu comentario al final del blog. Abrazo fraterno para todos y feliz fin de semana. Abrazo fraterno para todos.

Pr. José Ángel Castilla

Una respuesta a “Den y recibirán

Gracias por leer nuestras entradas y comentar lo que Dios está hablando y haciendo en tu vida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s